Blog de ajl

La clase obrera y la crisis: recuperar la centralidad del tablero

10_hp_1_0.jpg
Para plantear alternativas que cambien sustancialmente las condiciones de vida de la mayoría un elemento fundamental es retomar el análisis de las clases sociales, que lejos de haber quedado obsoleto es hoy más vigente que nunca, y ha sido a la vez apartado y menospreciado por algunos de los principales actores de la izquierda política tradicional. La clase obrera ocupa la “centralidad del tablero” socio-económico. Es necesario que esa realidad se transforme también en centralidad política, y que avance su propio proyecto que pasa inequívocamente por atacar los privilegios del gran capital e intervenir la lógica de la acumulación capitalista que condena a la mayoría de la población a la explotación y la precariedad.

El estado emprendedor

Habitualmente se piensa en el estado como una maquinaria burocrática ineficiente incapaz de liderar saltos tecnológicos. Éstos son fruto de la visión de pequeñas empresas de jóvenes emprendedores (“start ups”) financiados con capital privado tras llamar la atención de los bussinesangels–grandes bancos o fondos de inversión-. ¿Pero hasta que punto esta imagen se corresponde con la realidad? ¿Sin patentes es imposible la innovación? La economista Mariana Mazzucato intenta responder a estas y otras muchas preguntas deshaciendo numerosos mitos a lo largo del camino en su obra “El estado emprendedor”.

Los intentos de salida y las contradicciones de una crisis capitalista que se prolonga

El incauto Martin Wolf señaló en el Financial Times el problema de la insuficiencia de la demanda, afirmando que "sin un auge del crédito, la economía mundial parece ser incapaz de generar un crecimiento de la demanda suficiente para absorber la oferta potencial". Reconoce la demanda insuficiente, pero la solución que avanza es la antigua "solución" de recurso al crédito y no el aumento del poder adquisitivo de la población.

Esto lo cambia todo: el capitalismo vs el clima

El último libro de Naomi Klein, "Esto lo cambia todo, el capitalismo vs el clima", a punto de aparecer en su versión en castellano, es una obra sencillamente imprescindible. Fruto de un trabajo de más de 5 años, la autora recopila en sus 360 hojas una inagotable avalancha de datos, argumentos, experiencias y vivencias personales acerca de los múltiples aspectos de este problema: la resistencia de las poblaciones al fracking o el paso de oleoductos por sus campos, la posición de los negociadores del tercer mundo, la visión del 1% más rico del planeta sobre el negocio verde, las soluciones locales... En el presente artículo recopilamos alguno de los argumentos que la autora desgrana. Esperemos que sea de ayuda. Y que nos anime a emprender la lectura de tan apasionante obra.

Cuba ha demostrado que la economía socialista es posible

¿Cuál es el veredicto sobre la economía de Cuba, casi un cuarto de siglo después de la caída del bloque soviético? La historia que generalmente se cuenta es sencilla, con un mensaje claro. En ella se describe una alternancia cíclica de la política gubernamental entre momentos de capitulación pragmática a las fuerzas del mercado, que eran responsables de todos los progresos, y los períodos de rigidez ideológica y la reafirmación del control del Estado, que son responsables de todas las dificultades económicas . ¿Pero cual es la comparativa con los antiguos países socialistas? ¿En qué consisten las reformas económicas que emprende Cuba actualmente?

¿Qué hacer con la renta básica universal?

Desde principios de los años 80, la idea de una renta básica ha seducido enormemente al espectro político de la izquierda. En treinta años, esta reinvindicación ha ganado popularidad; no solamente ha encontrado apoyos entre figuras tales como Philippe Van Parijs, Ignacio Ramonet, André Gorz, José Bové o Toni Negri, sino que también ha generado un inmenso arsenal de sitios web, redes y colectivos de apoyo y difusión. Después de haber sido objeto recientemente de un referéndum en Suiza e incluso de un dossier de Le Monde diplomatique, la idea ha pasado a primer plano tras la crisis económica.

Un análisis del libro "El capital en el siglo XXI" de Tomas Pikketi. Por Henri Houben

“El capital en el siglo XXI” es una obra contemporánea magistral e imprescindible. El autor ofrece una gran cantidad de información fundamental sobre la historia del capitalismo, sobre todo acerca de la desigualdad en el ingreso y el patrimonio. Aboga por una ciencia humana global, que incorpore la economía, la sociología, las ciencias políticas, la historia... Está a favor de una mayor transparencia en las estadísticas. En todo esto, lo apoyamos plenamente. Pero a pesar del apoyo de todos estos datos, y del análisis de esta tendencia subyacente de aumentar la desigualdad, Thomas Piketty cree que es posible reformar el capitalismo. No estamos de acuerdo. Creemos, por el contrario, que las fuerzas patronales son irreductibles, y, mientras existan, esta tendencia continuará sin cesar.

El movimiento "Occupy central" en hong Kong respaldado por Estados Unidos 


Desde 1945 hasta 1997 Hong Kong fue oficialmente una colonia británica y sus dirigentes eran elegidos en Londres. Tras la transferencia a China, se mantiene bajo la divisa "un país dos sistemas", estando su economía y gobierno bajo las leyes del libre mercado. Las elecciones por sufragio universal en 2017, son el detonante de movilizaciones estudiantiles. Los candidatos, hoy elegidos por un grupo de más 1.100 representantes de la sociedad hongkonesa. El Movimiento "Occupy Central" exige poder elegir candidatos. Pero, ¿qué luchas reales hay tras la apariencia?

L'Unità

Ahora que se anuncia su desaparición merece la pena reflexionar sobre el camino recorrido por L'Unità. Las concepciones reformistas que se promocionó desde los años setenta y que tras las derrotas del socialismo se convirtieron en abiertamente liquidacionistas, conducirían, en manos de líderes sin principios como Ochetto, D'Alema y otros, a la dolorosa disolución del partido fundado por Gramsci y Togliatti. Degradándose paso a paso, el abandono de las tesis centrales del movimiento comunista internacional, cediendo terreno para ser aceptable por las grandes empresas, el PCI, que fue uno de los partidos obreros más importantes de Europa, con fuertes raíces populares y con una expresión electoral que superó del 30% de los votos, se convirtió sucesivamente en el PDS, la DS y finalmente el actual Partido Demócrata

El movimiento socialista y la Primera Guerra Mundial

El 1º de agosto, Alemania y Francia se movilizaron. Para los socialistas alemanes, la acción revolucionaria estaba fuera de cuestión: el 4 de agosto, votaron los presupuestos de guerra. Los socialistas franceses invocaron este desarrollo para colocarse a su vez detrás de su gobierno. Del mismo modo, los socialistas belgas, dirigidos por Vandervelde, votaron a favor de los créditos de guerra. Sólo los bolcheviques rusos, socialdemócratas húngaros, búlgaros e italianos y el Partido Socialista de los Estados Unidos, se aferraron a las resoluciones contra la guerra. Convocaron una conferencia por separado en la ciudad suiza de Zimmerwald. La Internacional había muerto.