El socialismo, el futuro de Portugal

Con un 12% de votación en las últimas elecciones, el PC de Portugal gobierna 1 de cada 9 municipios. ¿Que propuesta tiene?¿Qué principios defiende? "La democracia avanzada que propone el PCP al pueblo portugués busca resolver muchos de los problemas más graves existentes en la actualidad. Sin embargo, la liquidación de la explotación capitalista, la desaparición general y efectiva de las discriminaciones, desigualdades, injusticias y males sociales es una tarea histórica que solo es posible realizar con la revolución socialista."

Un partido flexible

"Pensar tácticamente significa encontrar el camino y los métodos más adecuados para progresar en dicha dirección. No avanzaremos ni un solo paso si abordamos a la gente con "grandes verdades " o con nuestro "programa al completo". Queremos dominar el arte de activar la mente y el corazón. Algo que ocurre cuando la gente vive sus propias experiencias, cuando asumen una actividad con ganas, cuando se mueven, se organizan, luchan. Por esta razón, es esencial tener en cuenta la correlación de fuerzas, el contexto ideológico y el nivel de conciencia existentes." Un resumen de la manera de abordar el trabajo del Partido del Trabajo de Bélgica en 2008.

Adios a 1945 ¡Acerquemos nuestro país al mundo!

Denis Kessler fue durante 4 años vicepresidente de la patronal francesa MEDEF y actualmente dirige el grupo empresarial Scor. Asistente del socialdemócrata Dominique Strauss-Kahn, tras la victoria de Nicolas Sarkozy le ayuda a diseñar las líneas generales de las reformas. En 2007 escribió la presente editorial en el periódico francés Challenge. Una auténtica declaración de intenciones. Tres años más tarde, en 2010, Nicolas Sarkozy le concede la medalla de la Legión de Honor.

Otra economía es necesaria y posible

The Economist, probablemente la revista más influyente del mundo y portavoz de la élite capitalista, lo expresa así: “La acción global no detendrá el cambio climático. La lucha para limitar el calentamiento global a niveles tolerados ha terminado”. No debemos tratar de detener el calentamiento global, “el mundo debe prestar más atención a cómo vivir con él”. El nivel del mar se elevará probablemente un metro, tal vez dos. Debemos aceptarlo y prepararnos para construir diques, mudar a decenas de millones de personas a lugares más elevados, modificar el cuidado de la salud con las enfermedades tropicales que vendrán, etc. Mala suerte para la gente del Sur: serán los más golpeados y no tienen medios “para adaptarse”

La izquierda y la clase obrera

Nouriel Roubini, destacado economista liberal lo define con estas palabras: "Karl Marx tenía razón, (…) Pensamos que los mercados funcionaban. No están funcionando. Y lo que es racional individualmente, que cada empresa quiera sobrevivir y prosperar, significa recortar aún más los costos laborales. Mis costos laborales son los ingresos laborales y el consumo de otros. Por eso es un proceso autodestructivo.»(

Necesitamos otro modelo.Pero para avanzar en ese proyecto común, uno de los factores relevantes es el papel de los “intelectuales” de la clase. ¿Qué papel quieren jugar? ¿Seguir preguntándose quienes son los de abajo? ¿Poner en cuestión la existencia misma de la clase social que lleva sobre sus espaldas el peso del sistema? ¿O por el contrario contribuir a consolidar la conciencia colectiva que une a “los de abajo” y la propuesta de soluciones?

Contra la desindustrialización, cambiemos de lógica

Atraer la inversión a cualquier coste, tiene una desventaja frente a un empresario que no tiene escrúpulos en venir y marcharse cuando le plazca. Los gobiernos son reacios a tomar medidas de represalia, ya que supone una mala señal frente a otros inversores extranjeros. Sin embargo, lo que haría falta es confiscar la propiedad de quien destruye numerosos puestos de trabajo. Pero el Estado hace malabares con las palabras lo suficientemente fuertes para convencer a los trabajadores de que "la política" está de su lado, y que debe actuar prudentemente para garantizar a los inversores que no habrá hostilidad hacia ellos. Pero no a favor de los empleados que pierden sus puestos de trabajo.

La relación sindicatos/partidos y la autonomía e independencia sindical - PC Portugal

En los inicios del sindicalismo, en 1872, Marx observaba que "El sindicato es el lugar de nacimiento del movimiento obrero, porque los trabajadores se interesan, por supuesto, por lo que les afecta en su vida cotidiana y se unen, por lo tanto, en primer lugar, con su compañero de oficio". Pero ¿Se hace política en la acción sindical? ¿Los partidos pueden o deben intervenir en cuestiones sindicales? Una reflexión del PCP, de Portugal, que anima el mayor sindicato del país, la CGTP-IN.

¿Alto al decrecimiento?

El debate se centra en la cuestión del crecimiento: ¿es necesario o no? Unos, la gran mayoría de gobiernos, repiten machaconamente que sin el crecimiento no se puede crear riqueza suficiente para satisfacer tanto las necesidades de las poblaciones en constante cambio como asegurar el empleo. Otros creen que es una ilusión y lleva al mundo a la ruina.

Si nos detenemos a este nivel, tendríamos que dar la razón a los "objetores del crecimiento": el crecimiento no garantiza el empleo, el reparto de la riqueza y el suministro de bienes y servicios necesarios para todos, y de manera similar, se basa en un esquema social muy cuestionable en que se privilegia el consumismo. Pero si el modo actual de producción y consumo es altamente cuestionable, nuestra pregunta es si, en definitiva, es apropiada la forma en que plantean los problemas quienes apoyan el "decrecimiento". Es el objeto de nuestro desacuerdo que se abordará en siete preguntas

China, 2013 - Samir Amin

La primera etiqueta que viene a la mente para describir la realidad china es el capitalismo de Estado. Muy bien, pero esta etiqueta sigue siendo vaga y superficial, si no analizamos el contenido específico.

De hecho, es capitalismo en el sentido de que la relación con la que se topan los trabajadores sometidos por las autoridades que organizan la producción es similar a la que caracteriza al capitalismo: el trabajo sumiso y alienado, la extracción del trabajo excedente. Existen formas brutales de explotación extrema de los trabajadores en China, como en las minas de carbón o en el vertiginoso ritmo de los talleres que emplean a mujeres. Es un escándalo para un país que afirma querer seguir adelante en el camino hacia el socialismo.

En unas pocas décadas, China ha logrado una urbanización productiva, industrial, que reúne a 600 millones de seres humanos, dos tercios de los cuales se urbanizaron en las últimas dos décadas (¡casi igual que la población de Europa!). Se logró gracias al Plan y no al mercado. China ahora cuenta con un sistema productivo verdaderamente soberano. Ningún otro país del Sur (con excepción de Corea y Taiwan) ha tenido éxito en hacer esto.